Saltar al contenido

Cómo preparar una entrevista de trabajo: todas las claves para triunfar

febrero 18, 2021

Si la selección de personal en las empresas se hiciera sobre la base del currículo académico o de una larga trayectoria profesional, todo sería más sencillo de lo que realmente es. Sin embargo, cualquier experto en recursos humanos te dirá que la criba más importante a la hora de conseguir un puesto de trabajo se da en la entrevista de trabajo. Es en ese momento en el que debes resumir tu valía, tus habilidades y conocimientos, en un lapso de tiempo dramáticamente corto.

Cómo preparar una entrevista de trabajo

Las preguntas de las entrevistas de trabajo están minuciosamente diseñadas para que puedas mostrar todo cuanto puedes ofrecer a la empresa. Hay un vieja máxima en el mundo comercial que afirma que no importa el producto que debas vender porque, al final, el producto eres tú mismo. Y esa es la filosofía que hay que llevar a una entrevista de trabajo.

Una buena preparación del encuentro con el entrevistador te facilitará enormemente la tarea. Recuerda que si has llegado hasta aquí es porque tu currículum ha llamado la atención a la empresa y que, teóricamente, ya cumples con los requisitos mínimos para acceder al puesto al que te postulas. Saber qué responder en una entrevista de trabajo sería, en un símil teatral, pasar de las musas al teatro, es decir, de la teoría a la práctica.

Prepara tu entrevista de trabajo

Si ya has acudido a algún encuentro con el personal de RR.HH. de una empresa no será necesario que te pongamos un ejemplo de entrevista. Generalmente, todas siguen las mismas pautas, es decir, te harán una serie de preguntas directas sobre unos datos muy concretos que, finalmente, serán evaluadas y comparadas con las respuestas del resto de candidatos.

Las preguntas frecuentes en una entrevista de trabajo van encaminadas a que expliques detalles concretos de tu currículum, aunque esto es tal vez lo menos importante (el entrevistador ya conoce tu trayectoria académica y profesional), lo relevante es que en tus respuestas demuestres cómo eres, tu facilidad de palabra, la agilidad de tu pensamiento, tu capacidad para trabajar en grupo y alcanzar objetivos, tus ambiciones y anhelos, lo que estás dispuesto a ofrecer a la empresa.

Volvemos a lo dicho anteriormente: no te preocupes tanto en vender tu currículum (eso ya está vendido) como en venderte a ti mismo, todo tu encanto y todo tu potencial.

No te quedes en la superficie de tu currículum

Cómo preparar una entrevista de trabajo

Para preparar bien tu entrevista laboral debes estudiar bien tu propio currículum, pero no solo en lo relativo a fechas o títulos, sino en lo que hay por debajo de la superficie. Si, por ejemplo, has estudiado un grado o un máster, al entrevistador no le interesará tanto el qué como el por qué.

No es tanto contar que has sacado matrículas de honor o que el centro donde has cursado tus estudios es de gran prestigio como explicar por qué elegiste esos estudios, cuáles son las materias en las que más sobresaliste o cómo quieres poner en práctica tus conocimientos en el puesto por el que postulas. Esas son preguntas frecuentes en una entrevista de trabajo.

Investiga sobre la empresa en la que quieres trabajar

Cuando se busca empleo lo habitual es enviar un buen número de currículums a diferentes empresas de modo que nuestras posibilidades de lograrlo sean mayores. Pero aunque nos pueda parecer que todas las compañías de un mismo sector son iguales, nada más lejos de la realidad.

Cada empresa es un mundo y cada una de ellas puede estar buscando un perfil diferente de trabajadores. Por eso es importante que, en el momento de preparar las respuestas a las posibles preguntas de la entrevista de trabajo, estudies bien las características de la corporación que te ha convocado.

De este modo podrás responder con más atino a cuestiones como por qué quieres trabajar en esa empresa concretamente, qué es lo que te atrae de ella, qué es lo que conoces sobre sus productos, etc. Por supuesto, una respuesta que no vale y que prácticamente te descarta es “yo solo busco trabajo, me es indiferente dónde”. Así no.

Si conoces a alguien dentro de la empresa en la que buscas empleo, sería interesante que te informara sobre cómo es el entrevistador que te va a evaluar. Sí, es algo que no siempre es posible, pero si puedes hacerlo te servirá para saber de qué pie cojea o cuál es el perfil que más le agrada.

Recuerda que, aunque esa persona no sea la que tenga la decisión final en tu contratación, el informe que haga sobre ti tendrá mucho peso.

Consejos para la entrevista de trabajo

Una vez que hayas preparado tu entrevista de trabajo minuciosamente, intentando no dejar ningún detalle al azar, será el momento de afrontarla con la suficiente tranquilidad y solvencia. No permitas que los nervios puedan contigo, pero tampoco vayas con “pasotismo”, como si no te importara nada.

Recuerda que los más grandes actores y actrices se ponen nerviosos cuando salen a escena, pero saben disimularlos. Ten la suficiente tensión como para que el entrevistado vea tu interés y la suficiente serenidad para no hablar atropelladamente y con inseguridad. Sí, es complicado, pero se puede hacer.

Cómo preparar una entrevista de trabajo

Huelga comentar que la presencia es muy importante en este tipo de entrevistas. Acude vestido de una forma impecable, bien peinado y con una higiene perfecta. Y tan importante como la presencia física es la puntualidad. Procura llegar con tiempo suficiente a la entrevista, no te importe tener que esperar un buen rato en la sala de espera, es mejor eso que llegar con la lengua fuera por las prisas o, lo que es peor, llegar tarde. Ninguna empresa va a confiar en alguien que es incapaz de llegar a su hora incluso antes de ser contratado.

No olvides que el proceso de selección no se ciñe a las preguntas de las entrevistas de trabajo, sino que la valoración y evaluación de tus capacidades comienza antes. Desde el momento en que exista un contacto visual con el entrevistador o, más bien, desde que pones el pie en las instalaciones de la empresa, se inicia el proceso. Y recuerda algo muy importante: aprende de los errores que puedas cometer en cada entrevista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *